Desfile de la colección de alta costura ‘Fashion for Development’

Desfile de la colección de alta costura ‘Fashion for Development’

PRM coordinó y dirigió su primer taller de confección en la institución penitenciaria de Villena. El castillo de Santa Bárbara de Alicante acogió el viernes 12 de septiembre del año 2008, un desfile de la colección de alta costura Fashion for Development, encuentro que formaba parte de este proyecto de inserción social y laboral dirigido a mujeres reclusas que se desarrolla en el mencionado centro penitenciario, con el apoyo de la Dirección General de Centros Penitenciarios.

Este desfile de moda presenta las creaciones que, conjuntamente con la colaboración de diseñadores de prestigio, han desarrollado el grupo de diez mujeres que ha asistido a los cursos de confección. Pepe Botella, Rubén Hernández, Siglo Cero, Balbino Martínez, Jose y Toni, Manuel Espuch y Virma-Marisa Martin son los diseñadores que han aportado sus bocetos.  La elaboración de los productos se realiza con excedentes de empresas textiles españolas (talleres de costura) y con materia prima de cooperativas de países en vías de desarrollo (taller de complementos).

El desfile fue presentado por la modelo Nieves Álvarez y al mismo acudieron distintas personalidades, como la artista por la paz de la Unesco Bibi Rusell.

Bibi Rusell

Bibi Rusell, es todo un emblema de la moda para el desarrollo. Es licenciada en moda por el London College of Fashion. Como trabajo de grado, Bibi diseñó una colección y modeló algunas de las prendas. Era 1976, empezó a recibir propuestas de grandes Casas de moda y de las publicaciones más importantes del medio. En los primeros cinco años de su carrera como supermodelo hacía fotos para Vogue, Cosmopolitan, Harper’s Bazaar; después, saltó a la pasarela, en la que durante 20 años fue la consentida de diseñadores como Yves Saint Laurent, Kenzo, Karl Lagerfeld y Giorgio Armani, y compartió camerinos con Naomi Campbell, Kate Moss y Claudia Schiffer.

Cuando se retiró, en 1993, volvió a Bangladesh para cumplir un sueño que siempre le había rondando la mente: promover la belleza y la creatividad de su pueblo. “La gente dice que Bangladesh es pobre, pero yo sólo veo la riqueza de su cultura”dice Bibi.

Durante años recorrió los pueblos, conoció a la gente y aprendió a hablar en sus diferentes dialectos. Se ganó su confianza, y con los conocimientos adquiridos de estos artesanos fundó en 1995 la firma de moda Bibi Productions, con la que diseña ropa maravillosa que encarga y compra a dichos artesanos de su país y que trabajan la materia mediante microcréditos. Además, la marca mantiene vivo el tejido antiguo, patrimonio bengalí.

Su primer desfile, Tejedores de Bangladesh, fue en la oficina oficial de la Unesco de París en 1996. Después del éxito y de su buena labor, el trabajo de Bibi fue etiquetado como “Moda para el desarrollo”, ya que su marca ha generado empleo a miles de tejedores y artesanos. ‘’Moda para el desarrollo” se convirtió en un proyecto que tomo como objetivo el empoderamiento de los artesanos en los asuntos relativos a la producción de colecciones con contenido cultural y con un enfoque de autosostenibilidad.

En el año 2004 recibió en Barcelona el Premio por la paz que otorga cada año la Asociación para las Naciones Unidas de España (ANUE).